Ballet Nacional del Sodre presentó La viuda alegre en conferencia de prensa.

Ballet Nacional del Sodre presentó La viuda alegre en conferencia de prensa.

 

Igor Yebra bailó La viuda alegre como invitado del Ballet Nacional del Sodre en 2012. María Noel Riccetto lo bailó cuando retornó a Uruguay ese año, pasando de solista del American Ballet Theatre a primera bailarina del BNS. Ambos recuerdan las emociones y sentimientos de aquel año ahora que -ya afianzados en este país- se paran frente a los periodistas presentes en la conferencia de prensa para invitar al público a ver este ballet.
En aquella oportunidad, Yebra era el bailarín estrella de la Ópera Nacional de Burdeos. Hoy este ballet lo encuentra como director de la compañía uruguaya.
Este martes anunció el estreno de La viuda alegre, la puesta en escena se basará en la versión de 1975 del coreógrafo británico Ronald Hynd, quien estuvo presente en la conferencia de prensa, y contará con el acompañamiento de la Orquesta Sinfónica del Sodre, dirigida por el Mtro. Enrique Carreón-Robledo, y el diseño de escenografía y vestuario de Desmond Heeley.

La viuda alegre (Die Lustige Witwe) estará en escena del 28 de junio al 8 de julio en el Auditorio Nacional Adela Reta. Con música del compositor austro-húngaro  Franz Lehár (1870-1948) y libreto en alemán de Víctor Léon y Leo Stein basados en la comedia L'attaché d'ambassade (1861) de Henri Meilhac, fue estrenada en Viena el 30 de diciembre de 1905 y desde entonces es considerada una de las obras más importantes del género.
Cuenta la historia de una rica viuda y el intento de los habitantes de Pontevedro de mantener su dinero en el principado encontrándole un buen marido. La acción transcurre en plena Belle Epoque. Parte de la música fue utilizada en el ballet homónimo, creado por Sir Robert Helpmann luego de ser autorizado por los herederos de Lehár.

Para el Director del BNS, es un “honor, un placer y un orgullo” presentar esta gran producción. Valora altamente el hecho de tener una orquesta en vivo junto al ballet, en esta oportunidad sin la batuta de Diego Naser, quien se encuentra en el exterior, pero con la dirección del reconocido Enrique Carreón-Robledo.

Yebra subrayó la importancia de “apostar a los niños y a los jóvenes”, algo que el BNS viene haciendo desde su refundación hace ocho años. El viernes 29 de junio habrá una función matinée para escuelas, liceos, UTU, centros del INAU y escuelas de danza de todo el país. Esto, según explica Yebra,  significa “un plus para la compañía, ya que ese día tendrán doble función”, pero agrega que “todos los bailarines salen encantados” luego de bailar para este nuevo público. “Es un ballet especial para la familia y –principalmente- para los niños”, apunta Igor Yebra, quien destaca la presentación de “una escenografía compleja y espectacular y un vestuario de una belleza increíble”. “Todo esto –señala- aunado al talento de los bailarines”.

Gustavo Carvalho, primer bailarín del Sodre, tiene el rol de Danilo, que –según comenta el mismo bailarín- “exige mucha madurez”.

En tanto, para María Noel Riccetto, como La viuda alegre, su rol la retrotrae a su primera producción como bailarina invitada del BNS. Se emociona al recordar el momento en que en 2012 bajó la majestuosa escalera para bailar entonces en el mismo rol.

 

Ronald Haynd
El reconocido coreógrafo destacó la importancia de recibir la invitación para participar en la Viuda Alegre y trabajar nuevamente con Maria Noel Riccetto, esta vez como primera bailarina. Resaltó el conocimiento previo como artista del Mtro. Igor Yebra, con quien anteriormente trabajó. Mencionó el crecimiento de la compañía y que producto del trabajo realizado se considera “Top Class”. Resaltó también el trabajo de todo el cuerpo de baile y la entrega de los bailarines uruguayos.
La puesta en escena de la Viuda Alegre ocurre en una Embajada en París, Francia, y es muy glamorosa. La historia se centra en un hombre muy adinerado, que se casa con una joven y bella campesina. El hombre ya con muchos años desafortunadamente no vive demasiado.
Al fallecer, todo su dinero pasa a ser propiedad de su joven esposa. Ella se encuentra  muy desilusionada pues había tenido un breve affaire con un joven aristócrata (Danilo) muy mujeriego. Esta joven mujer (Hanna) significaba una más de sus tantas conquistas, pero ella se enamoró perdidamente. Al pasar los años, ella decide ir a París a conseguir pareja. Al viajar a París llega a la Embajada de Pontevedro. La idea del Embajador es que, al ser ella muy rica, debía casarse con alguien de Pontevedro para que permaneciera su fortuna allí. En baile se produce el rencuentro con Danilo luego de diez años.
Se trata de una historia de amores no correspondidos, poder, dinero y sexo.

 

Ir a La viuda alegre

 

Miércoles, 13 Junio, 2018